19 noviembre 2012

Oración del estudiante; de s. Tomás de Aquino

Todos necesitamos ayuda. Cada uno la que corresponde a su realidad, y entre ellas esá la vida del estudiante, como mis hijos. ¿Cómo no enseñarles a recitar con fe y devoción esta cortísima oración que es una síntesis de lo que necesitan y deben pedir a Dios?


Oh Dios, fuente de la sabiduría,
principio supremo de todas las cosas.
 
Derrama tu luz en mi inteligencia
y aleja de ella las tinieblas
del pecado y de la ignorancia.
 
Concédeme penetración para entender,
memoria para retener, método para aprender,
lucidez para interpretar y expresarme.
 
Ayuda el comienzo de mi trabajo,
dirige su progreso, corona su fin,
por Cristo nuestro Señor.

1 comentario:

maritza arenas miranda dijo...

ESA PRACION NO ES LA QUE NECESITO .l.